LA BELLOTA

La bellota, fruto fundamental en la alimentación del cerdo ibérico. Según varias investigaciones, lo que comen los cerdos influye en un 70% en el resultado final de las piezas. Ya que el tipo de alimentación del cerdo ibérico es el principal factor que determina la calidad del producto.

Como el cerdo ibérico tiene esa capacidad genética de infiltrar grasa en el músculo, una alimentación adecuada, es fundamental para conseguir las peculiaridades de su carne y que tanto la caracterizan: como puede ser su sabor o su untuosa textura.

¿POR QUÉ? ¿QUÉ CLASES DE BELLOTA HAY?

Por esto, es muy importante que el cerdo base su alimentación durante una época concreta de su vida en la bellota, fruto que obtenemos de la encina, quejigo, alcornoque y también, aunque en menor cantidad en nuestras dehesas, del roble.

Y, aunque pueda parecer que todas las bellotas son iguales, aunque provengan de diferentes árboles, lo cierto es que no. Las bellotas tienen características que hacen diferentes unas de otras.

El cerdo ibérico, además, prefiere unas por encima de otras.

TIPOS:

  • Bellotas de quejigo: son las primeras en madurar y es por ello que el cerdo suele empezar a comer su fruto a partir de la segunda quincena del mes de septiembre y durante el mes de octubre.
  • Bellota de encina: la favorita de nuestros cerdos, el por qué, por ser la más dulce de la dehesa. La bellota de la encina, además de destacar por su sabor, también lo hace por ser la que más aporte nutricionalmente hablando, le da al cerdo.

Se da desde noviembre hasta marzo y es la que más se aprovecha durante la montanera.

  • Bellota de alcornoque: es la última en madurar y por eso, su caída es más tardía. Este tipo de bellota se caracteriza además por ser más amarga que las demás.

 

Además de bellotas, como resulta evidente, el cerdo se alimenta de otras cosas. Como cualquier otro mamífero, se cría con leche materna desde su nacimiento hasta que alcanza unos 24-25 kg aproximadamente.

Tras el destete materno son alimentados con piensos naturales y cuando llega la época de montanera, da comienzo su alimentación con bellotas y todo lo que la dehesa le ofrezca para alimentarse, como pueden ser brotes, pastos, raíces, etc.

Es por todo esto por lo que las piezas del cerdo ibérico son tan especiales. El cuidado que se tiene en su alimentación desde el nacimiento, hasta su último día en la dehesa es único.

 

Y ahora que ya sabes todo esto sobre la bellota y su importancia en el mundo del ibérico, solo te queda suscribirte a nuestra newsletter y seguirnos en nuestras Redes Sociales, INSTAGRAMFACEBOOK

 244 total views

 243 total views